Cuento Celta – El lago hechizado

lago-encantado.jpg

Mientras sujetaba el anillo entre sus dedos índice y pulgar, como si fuese un trofeo, el anillo se le cayó de la mano al suelo, y empezó a radar y rodar hacia el lago. Roderich, aturdido y atónito, se lo quedo mirando, no tanto par su valor intrínseco, aunque le había costado media guinea, sino por la terrible desgracia que presagiaba; el agua era tan profunda que difícilmente hubiese sido posible rescatar el anillo.Sus compañeros se rieron ahora de él; intentó ofrecerles una buena recompensa si encontraban el anillo pero sus propuestas tropezaban con oídos sordos. Nadie deseaba sumergirse en aquellas aguas para bucear y recuperar el anillo. Esta posibilidad no atraía tampoco en lo mas mínimo al propio Roderich. Las historias sobre el lago que todos ellos habían escuchado de pequeños pesaban aun mucho en su memoria, y sabido es que el temor supersticioso paraliza el corazón más valeroso. “¿Tendré que regresar a Limerick para comprar un nuevo anillo?- exclamó el joven- ¿Y si ofrezco diez veces lo que me ha costado, ¿no hay nadie que se atreva?”.

Entre los allí presentes había una persona, de la que habitualmente se decía que era estúpida, que no estaba en sus cabales; era un ser inocente como una criatura, solía ir de una población a otra. Al escuchar que alguien ofrecía una recompensa tan importante, Paddin declaró, éste era su nombre, que él se ofrecía para rescatar el anillo de Roderich Keating, siempre que éste mantuviese la oferta hecha pública instantes antes. Él bucearía hasta encontrar el anillo. Mientras hablaba, su mente pensaba ya ansiosamente en el dinero que ganaría y también en la inmersión que le esperaba. “Acepto tu palabra de honor”, dijo ahora Roderich, y Paddin, sin pensárselo dos veces, se despojó de la chaqueta, no pronunció ni una sola palabra más y de cabeza se zambulló en el agua.

Hasta qué profundidad debió descender es algo difícil de decir, mas la realidad es que caminó y caminó a través del agua hasta que ésta se apartó de él; había llegado otra vez a tierra firme: allí estaban el cielo, el aire, la luz diurna, y todo lo demás, lo mismo que aquí entre nosotros; vio un luengo terreno por el que serpenteaba un sendero que conducía directamente hasta un gran edificio, rodeado de imponentes escalinatas. Después de reponerse de su sorpresa por haber llegado tan seco a tierra firme, tras haber atravesado toda el agua, echó una ojeada a su alrededor, ¿y qué es lo que vio? A todos aquellos jóvenes que habían muerto ahogados, ahora estaban allí como si nada les hubiera sucedido. Unos segaban hierba, otros transportaban arena al camino o realizaban sencillas tareas; todos ellos parecían trabajar satisfechos, estaban de buen humor, de salud parecían estar perfectamente, como si jamás hubiesen muerto ahogados.Cantaban divertidas canciones, alabando la belleza y la riqueza de la mujer dueña de la casa, que no tenía parangón con ningún otro ser en el mundo.

Paddin no pudo por menos que quedarse allí contemplando cómo trabajaban. A algunos de ellos los había conocido personalmente, antes de morir ahogados en el lago; pero él era mudo como un pez, pensó lo suyo y sus labios no pronunciaron ni una sola palabra.Despreocupadamente se dirigió hacia la gran casa, como si no hubiese constatado que merecía la pena, y sin embargo deseaba averiguar quién era la joven mujer para quien aquellos jóvenes tantas alabanzas tenían. Cuando llegó a la puerta de aquella gran casa, de la cocina salió una mujer enormemente gruesa, una náyade que parecía un gran barril de cerveza con dos piernas. Por este motivo caminaba de forma un tanto curiosa; por si fuese poco, sus dientes sobresalían de la boca, además de no ser más pequeños que los de un caballo. Se dirigió a él, diciéndole: “Buenos días, Paddin”. “Buenos días, buena mujer”, respondió él. “¿Qué es lo que te trae por aquí?”, preguntó ella. “Vengo a buscar el anillo de Roderich Keating”. “Pues, aquí está”, dijo la obesa amiga de Paddin con una sonrisa en su rostro, mientras sus mofletes se movían como un puré de copos de avena en plena ebullición. “Te doy sinceramente las gracias”, respondió ahora Paddin y cogió el anillo. “¡No es necesario añadir, creo yo, que el Señor te ha dispensado grandes favores y prosperidad!. Fíjate ya en lo muy corpulenta que eres. Pero te he de solicitar otro favor: ¿quieres ser tan buena y decirme si el camino por el que he venido me conducirá también de regreso?”.”¿No podrías casarte conmigo?”, exclamó en voz alta la gruesa mujer, muy enojada. “Esta vez no me es posible, tesoro, me casaré contigo cuando regrese”, respondió Paddin.

“Me pagan bien por este viaje y comprenderás que tengo que justificarlo; si no regreso, quién sabe lo que llegarían a pensar de mí”. “No te preocupes tanto del dinero- le dijo ahora aquella obesa mujer -sí te casas conmigo podrás vivir toda tu vida en esta magnífica casa y desconocerás lo que es la miseria”.

Paddin comprendió que aquella mujer, desde que él volvía a tener el anillo, no poseía ya ningún poder más sobre él.Sin escuchar más sus palabras, inició tranquilamente el viaje de regreso por el sendero que lo había conducido hasta la casa; de vez en cuando miraba hacia atrás porque a él, a decir verdad, no le seducía la idea de casarse con aquella obesa bruja. Al llegar a la verja y sin haber dicho ni buenos días, se lanzó al agua que venía a su encuentro.

Se zambulló y luego levantó la cabeza del agua; era curioso comprobar que ahora se acercase nadando por el lago en dirección contraria a la que había partido; pero llegó sano y salvo a la orilla, y allí relató a Roderich Keating y sus compañeros, que lo habían estado esperando, todo lo que le había ocurrido y había visto. Roderich le pagó inmediatamente cinco guineas por el anillo; Paddin se consideró tan rico con este dinero que no pensaba ya en regresar para casarse con aquella gruesa mujer que vivía en la hermosa casa en el fondo del lago. Pensó que aquella mujer, si lo que realmente deseaba era casarse, podía escoger entre los muchos jóvenes que allí se habían reunido.

firma-marce-wordpress38.jpg
Irlanda, mientras leen les estoy haciendo llegar estrellitas de protección y amor!
Fuente: http://www.alundain.com.ar







Anuncios

2 comentarios to “Cuento Celta – El lago hechizado”

  1. eldiariodeamanda Says:

    Me ha encantado.Muy chulo el relato.
    Un beso,
    Amanda

  2. irlandairlanda Says:

    Amanda, me alegra cuando me comentan que les agradó lo publicado.
    Un beso mágico para ti.

    Graznido, lo importante es compartir no importa lo que se encuentre dentro de la copa.
    Buen finde a los dos!!!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

OTRAS MIRADAS

Un punto de vista diferente para abordar la literatura

The Lebanexican

Musings on Latinidad, technology, cultura and marketing

desdemialma

Mujer un título para compartir

Mis vídeos de salud

Vídeos de salud, consejos, belleza y mucho más.

escriboloquesientoypienso.wordpress.com/

Desde mi corazón... esta soy yo

NO HAY UNA RUBIA BUENA

Cosas que deberían importar, o no?

Velehay

Todo aquello que sale de mi mente con buenos propositos

A que vine

Respuestas a Nuestras Preguntas Existenciales como Humanidad

Jositos Corner

Mi rincón.El tuyo.El nuestro

CON MUCHO GARBO

Blog de Carmen

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

Comienzo de 0

Artículo 19. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. ---Declaración Universal de Derechos Humanos.

Retired? No one told me!

Tonight I Dream. Tomorrow I Do!

La Luna Escarlata

Todo está dentro de ti

El Santuario del Alba

Un espacio de reencuentro con la cultura de la Madre Tierra, conocer nuestros orígenes, creencias, sabiduría y misticismo olvidado. Para compartir búsquedas existenciales de nuestra evolución humana.

Estrella del Amanecer

Hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones.

Las líneas no escritas.

Hasta ahora no lo estaban.

Gorrion de Asfalto

Literatura, Teatro, Poesía y Viajes

serunserdeluz

EN BUSCA DE LA ESPIRITUALIDAD Y LA LUZ

Valeriam Émar

Escribir Es El Oficio Que Se Aprende Escribiendo

Espacio de Marta

POESÍA SIMPLE Y ROMÁNTICA MEZCLA REALIDAD Y FANTASÍA.

Andar con mi libertad

Nació de mi curiosidad, de mis ganas de vivir, de mis pasiones y mis más grandes momentos en la vida. ¡Live life!

Vultureşti

Auf einmal ist alles relativ

las tejas rojas

ahora estoy aquí, donde cruza la frontera

Renovación Continua

Creando un camino propio, con la propia esencia

mibibliotecaebook

Todos mis e-books y todo lo relacionado con ellos (autores, adaptaciones...)

Te miro me miras... Nos miramos

El blog de María G. Vicent

El espacio de Chus

Un blog de rebote

MAR INSIDE

POR UN MUNDO MEJOR

josé ángel ordiz

ENTRE DOS MUNDOS

Los nombres de la tinta

Encontré en la tinta el líquido con el que desteñir mi alma

El Blog de Joaquín Sarabia

Pensamientos Libres

Marcial Rafael Candioti IV - Mi Legado: Humanidad, Solidaridad, Independencia, ¡LIBERTAD!

Noticias Destacadas de toda naturaleza - Espiritualidad - Solidaridad - Independencia - Un Blog sin Ideologias ni Religiones, y que es respetuoso de todas.

Flor Profusa

El lugar donde las emociones son transformadas en letras en tan solo instantes....

**Pienso, Luego Pienso, Luego Existo** (PLPLE)

O como tratar de entender al mundo sin morir en el intento

Javier García-Moreno E. - México y más.

“Un fotógrafo tiene que ser auténtico y en su obra, debe expresar emociones, provocar reacciones y despertar pasiones.” ~ Javier García-Moreno E.

Emociones encadenadas

Emociones que se encadenan, unas tras otras. Encadenadas emociones que te atrapan, que te colapsan, que te impulsan y te hacen reaccionar...

Bremarila Ochoa

De la vida y otros encuentros

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

estateunrato.net/

Interesantes posts de diversos temas

A %d blogueros les gusta esto: